• Cabecera
  • Cabecera
  • Cabecera
  • Cabecera
  • Cabecera
  • Cabecera
  • Cabecera

986260504 - artecuadrovigo@gmail.com

CainoBaiona, 1948
Pintores
Caino Vasconcellos, desde su primera exposición en Hyde Park en Londres (1970) hasta hoy, no ha dejado de crecer su actividad artística de constante trabajo personal, en la búsqueda de las formas plásticas.
A golpe de trazos cortos y gruesos, con espátula de rojos vivos, azules intensos y verdes matizados, recrean una atmósfera de ensoñación y misterio.
En su obra se puede contemplar los paisajes desde una embaucadora abstracción. Hacemos memoria de las pequeñas casa de marineros de su pueblo natal.

Observamos el valor de lo eterno que tiene el retrato para el artista. Imágenes hieráticas que funcionan como un tributo personal a sus seres más queridos, testigos mudos de las experiencias vitales del autor.
La obra de Caino es la alegoría de su visión del ser humano, ya que es imprescindible contextualizar su obra en su niñez en el barrio de Santísima Trinidad de Baiona. Sus compañeros de juegos o los cuentos antiguos escuchados en las largas noches de invierno. Los sentimientos... los recuerdos.... un mundo en suspensión.
Observando a los ojos de sus queridos personajes, no podemos dejar de apelar al inventario que sobre la belleza hace F. Sibley (Aesthetic concepts, 1959), que dice así: " lo bello, hermoso, gracioso, exquisito, elegante, agudo, delicado, atractivo, trágico, dinámico, poderoso, vivido, unificado, equilibrado e integrado".